Distopías

Si te preguntas por el sentido de la vida, qué hacemos aquí, de dónde venimos y a dónde carajo vamos, devorarás libros, novelas gráficas, series y cine de manera compulsiva. Todos buscamos respuestas en esas historias. A mi me tranquiliza y me alarma que Huxley, Orwell o Bradbury, supieran desde hace tantos años cómo íbamos a acabar. La verdad es que da miedo, sobre todo que se lean desde siempre y nadie nos advirtiera de lo que estaba por venir. ¡Bueno! ellos lo hicieron, pero somos peor que los personajes de sus novelas y nos negamos a entender que formamos parte del sistema y andamos embobados bebiendo Soma y mirando las telepantallas, escuchando datos y más datos sobre cosas que no entendemos, puesto que nos aturden lo bastante para   ser capaces de no sentirnos como escoria al entrar en una tienda y comprar cualquier chuchería mientras cazamos un Pikachu sin molestarnos en mirar a la cara a las personas que tenemos alrededor (yo esto último lo he visto) .Y todo ello al mismo tiempo que más de la mitad del planeta agoniza por el sufrimiento, el  hambre, la sequía, enfermedades o guerras, pero de eso no es bueno hablar, es mejor entretenernos en comentar si el traje es azul o dorado
Ese futuro que viene dando pasos de gigante, ¿Verdad?





En el cine otro tanto de lo mismo, desde Metrópolis nos están diciendo "Gente, esto es una puta mierda". Pero parece que estamos muy ocupados para comprender que "El mediador entre el cerebro y las manos ha de ser el corazón". Blade Runner, Mad Max, Matrix, Los juegos del hambre... ¡Qué se yo! muchísimas veces contada esta historia de lo mal que llevamos la vida y lo larga que nos queda y aún así, ni cambiamos la talla, ni nada de nada, nos regodeamos en esta especie de miseria feliz, aturdida de supuestas comodidades que no son más que otra forma de esclavitud y nos cargamos las cosas buenas que sí tenemos. 
Parece que el ser humano es siempre infeliz, da igual la versión de Matrix a la que nos enchufen, el Ingeniero dice que somos imperfectos y que por eso Matrix falla una y otra vez en sus distintas versiones. Creo que cuando dice imperfectos , quiere decir complejos, así que adivino que pretendía ser un cumplido oculto. Así que es cierto, pretendiendo ser felices, somos continuamente más y más desdichados. En las distopías se nos presenta un futuro cruel al que hemos llegado por miedo, conformismo, lavados de cerebros a varios niveles.
 La elección es una ilusión y una forma de control, de la misma manera que lo puede ser la causalidad. Todo parece llevarnos a lo inevitable. Es normal que nuestra inherente imperfección depresivo-derrotista nos lleve a creer que todo se va al garete. Pero luego pensamos que vendrá un Neo, una Katniss o un Montag a desbaratar el sistema y a salvarnos a todos. No podemos seguir siendo  así de pusilánimes, propongo entrenarnos leyendo y viendo estas historias para evitar caer en esos errores, apilar todas estas sabidurías y montarnos nuestro manual de supervivencia para el mañana y con agallas nos enfrentemos a lo que venga si viene o mejor aún, evitemos que suceda.
Para ir preparándote para lo que está por llegar, o no, nada de líneas del tarot y engañabobos de medio pelo, coge estos tres libros, agítalos como en una coctelera y voilá, ya tienes tu simulacro de futuro de mierda para ir practicando: