Los lunes de iluminación


He abierto este nuevo documento, hoy lunes al mediodía. Todo es fruto del alto nivel de iluminación que me posee el primer día de la semana, sobre todo cuando trabajé hasta el sábado bien avanzada la tarde, la semana anterior y cuando la vida amenaza con dejarte la dopamina y lo que viene a ser el amor propio, por los suelos.
Supongo que quien me conoce lo sabe porque lo comento mucho, pero no llego a los mil lereles al mes. No es que me defina por lo que cobro, pero es una forma de explicar, porque no voy de viaje nunca o me visto igual que en 2012, excepto en invierno que mi familia se enrolla cantidad y tengo esa actualización anual-navideña.
En medio de todo este razonamiento, recibo una llamada de un individuo cuyo puesto de trabajo, veo en internet, (he hecho una pequeña indagación) se remunera habitualmente en torno a los mil doscientos napos y, sorpresa, no sabe deletrear. Por lo que sea, tenía que deletrear y ha concatenado farfulleo con tartamudeo y faltas ortográficas al tiempo que yo empezaba a entrar en colapso mental severo.
Quizás yo me merezca mi sueldo, soy una mujer sin estudios universitarios, que quedaba bien en un puesto de segunda fila. Pero mecagoenlaputa, yo sé deletrear e incluso sé hacerlo en el alfabeto universal, que tampoco requiere una formación específica de mano de las filiales de la CIA en España, si es que eso existe.
Delta-Eco-Lima-Eco-Tango-Romeo-Eco-Alfa-Romeo.
No es tan complicado amigo, cuando me ingresen este mes, te llamo y te deletreo el día exacto en que  me quedo sin un duro, que será antes de finalizarlo.
Foxtrot-India-November.